Dirigido por John Kahrs, Paperman es una historia de amor en blanco y negro que se inspira en el Nueva York de mediados del siglo XX. Nominado al Óscar al mejor corto animado, se ha conseguido mezclar el trabajo de ordenador con el estilo de la animación tradicional a mano.