En 2012 estuvo nominado al Óscar en la categoría de mejor cortometraje de animación. Es un divertido guiño a la manera de romper la monotonía de un domingo gris.