Una cámara cenital, una tela negra y un cofre con monedas. Cuánto sigue dando de sí la truca ideada por Segundo de Chomón. ¡La de curro que hay ahí metido!