Largometraje de animación, dirigido por Tatia Rosenthal, que reflexiona sobre el sentido de la vida. Está basado en varias historias cortas de Etgar Keret, quien también colabora en la adaptación.