Qué tremendos e imaginativos son estos rumberos catalanes de Muchachito Bombo Infierno.