En esta secuencia de una película italiana, el gran histrión y cantante Adriano Celentano quiere sorprender a la bellísima Ornella Muti con unas piruetas piscineras. Este truco cinematográfico de la marcha atrás lo empleó ya Segundo de Chomón en un corto de 1905 titulado Plongeur fantastique.