Más dibujos animados (estos no son “primitivos”), más timbres, más bicicletas, …