Corto de animación dirigido por Jess Cope y con música del británico Steven Wilson.

        También colaboraron juntos en este otro cortometraje, El cuervo que se negaba a cantar.