De cómo la planificación de una buena idea, el medido montaje de las imágenes, el empleo de los símblos y el subrayado de la banda sonora juegan con nuestro intelecto y nuestras emociones. Hay que verlo hasta el final; las apariencias engañan…