El fotógrafo sueco Erik Johansson crea fantásticas imágenes que recuerdan a las pinturas de Dalí, aunque también se siente deudor de Koen Demuynck y de los grabados imposibles del artista holandés M.C. Escher.