Los hermanos Quay realizaron este film animado como homenaje al gran animador checo Jan Svankmajer.