La cultura italiana es un pozo sin fondo; cuanto más escarbas en ella, más artistas descubres.