Al igual que las revistas y la publicidad echan mano de Photoshop para idealizar a sus modelos, en las películas y series de los grandes estudios cinematográficos de EEUU muchos actores han pasado por el mismo proceso. Es la cirugía plástica digital  la causante del camelo.

        Ed Ulbrich, el gurú de efectos digitales de Digital Domain que ganó un Oscar por El curioso caso de Benjamin Button explica el sofisticado proceso:

        Sonado fue, hace cinco años, el truco digital del desnudo integral de Jessica Alba en la peli Maquete, de Robert Rodríguez, porque había jurado que nunca se desnudaría delante de una cámara. La productora confirmó que la actriz no mentía difundiendo otra imagen que la mostraba en ropa interior;  demostrando así el trampantojo digital en la escena del desnudo.