Considerado el padre de la animación rusa, el cineasta Ladislas Starevich rodó  a partir de 1910 algunas de las primeras películas con marionetas, como los cortometrajes Lucano Cervus y La venganza del cámara de cine, que trata sobre la infidelidad y los celos entre los insectos.