Regresar por azar (azahar) a las películas primigenias del mago Chomón y volver a sentir la candidez y el ingenio de sus trucos, la furia de sus imágenes, el juego infantil y la pasión creativa del oriundo de Teruel.

        Si te gusta el cine silente aquí puedes visionar a tutiplén.