Aunque nadie parezca verlos, están ahí, por las calles, mendigando una limosna. Apenas los vislumbramos, pasamos de largo y cambiamos de pensamiento, atentos a cualquier vibración de nuestro móvil.

        Anoche los vi, tumbados en el cajero de un banco, en el centro de Teruel, calle de San Juan; había más de cuatro, apretujados, arrebujados en sus mantas harapientas, dormidos, eran las dos de la mañana. Me detuve un rato, contemplándolos atónito, enfadado con la humanidad. Mientras no nos toque a nosotros… Este es el tiempo de la indiferencia, es el tiempo del lobo.

The invisibles from ALTER EDDIE on Vimeo.