Enciende la música y cierra los ojos. No importa que no entiendas ni papa de inglés, solo cierra los ojos y déjate llevar por los sonidos metálicos y sedosos de salen de la guitarra del gran Mark Knopfler. Déjate llevar por su magia. Imagina otros mundos, aunque estén en este.