Ya reseñamos tiempo atrás esta maravillosa película, Loving Vincent, inspirada en el estilo pictórico de Van Gogh, y que trata sobre un cartero que tiene que llevar la última carta escrita por el genial pintor a su hermano Theo; mediante la técnica de la rotoscopia logra hipnotizar al espectador. Ahora se ha presentado a festivales y se estrenará en cines comerciales. En total son 65000 planos los que componen la película, pintados al óleo a mano por 91 artistas. Ha sido nominada a la mejor película de animación de los Premios de Cine Europeo de este año. Está dirigida por el polaco Hugh Welchman, junto con sus esposa Dorota Kobiela. Les llevó cinco años y medio: tres para escribir y desarrollar el filme, un mes de grabación, cinco de edición y dos años de pintura.

        He aquí este esclaracedor making of.