Hermína Týrlová (1900-1993) fue una intrépida directora y productora checa de películas animadas, fabricadas mediante el stop-motion -también llamado el pas a pas catalán, o el paso de manivela-. Nació en la Bohemia central, aunque de joven se trasladó a Praga. Allí se casó con Carel Dodal, considerado el padre de la animación checa. Colaboraron e muchos vídeos publicitarios. La Týrlová realizó en torno a sesenta cortos, entre ellos destaca  La revolución de los juguetes (1946), en colaboración con Karel Zeman, donde combinan animación con imagen real. El filme recibió el premio a la mejor película infantil en el Festival de Venecia.

        Y este otro, Sueño de Navidad, lo animaron, dirigieron y produjeron también al alimón Zeman y Týrlová en 1943.  Junto con Jirí Trnka, Karel Zeman es uno de los fundadores del cine checo de animación. Este corto recibió en 1946 el premio a la mejor película de animación en el Festival de Cannes.

        He aquí otra muestra de sus maravillas animadas.