Rock progresivo madrileño para Destino, el corto surrealista que soñaron Dalí y Walt Disney en 1946, y  que no se materialzó hasta 2003, a partir de bocetos e instrucciones que había dejado el pintor.