Este montaje de vídeo alterna imágenes de la melosa película Tengo ganas de ti (2012) -basada en una novela del italiano Federico Moccia– con dos pares de zapatos y una cámara de fotos graciosamente animados en stop motion -una ocurrente metonimia de los dos enamorados protagonistas y sus andanzas-.