La canción es del cantante Coez y el vídeo, de Matteo Serafini.