Un fragmento de sus Sombras chinescas. Así, sin sonido, descubriendo a pelo la magia de la animación. O poniéndole la música que a uno le guste.

        Y El teatro eléctrico de Bob también es una maravilla sin sonido.

Y este otro, Adelante con la música, si buscamos una música adecuada, es una delicia.