Muchos cineastas se preguntan si ha cambiado la definición de lo que consideramos cine, por el uso abusivo de los efectos especiales.

En El irlandés, de Martin Scorsese, se ha empleado la técnica de rejuvenecimiento facial de los actores denominada de-aging.