Los hermanos Lumière filmaron este breve documental en 1895. Ahora el programador ruso Denis Shiryaev ha depurado la calidad de las imágenes y las ha ralentizado aplicando redes neuronales mediante inteligencia artificial. El resultado es una maravilla.