El escritor Benjamín Prado y la cantante Travis Birds homenajean a Joaquín Sabina con esta mítica canción.