Los títulos de crédito de algunas películas a veces son virguerías animadas que anticipan o sugieren lo que vamos a ver después. Como en los de Atrápame si puedes, de Steven Spielberg.

En uno de los episodios de Los Simpsons se parodian los créditos iniciales de la película de Spielberg.