Leonard Lye (1901-1980) fue un artista neozelandés migrado a EEUU; especializado en películas experimentales y escultura cinética. En sus películas utilizó una gama de tintes, plantillas, aerógrafos, rotuladores, sellos, peines e instrumentos quirúrgicos, para crear imágenes y texturas en el celuloide, el método del “fotograma” combinado con varias plantillas y telas para crear patrones abstractos. Entre 1929 y 1980, este escultor cinético enamorado del arte en movimiento no paró de filmar cortos extraños y sorprendentes.